¡Cómo podemos hacer para llegar a las personas que producen los incendios?

Cómo podemos hacer para llegarles con un mensaje que cambie sus conductas?

Foto:Télam
Foto:Télam

Estas personas que obviamente no han reflexionado sobre las gravísimas consecuencias de sus actos, es muy probable que no utilicen los medios que le llevan educación ambiental a la gente, o que simplemente no le presten atención a sus mensajes.

Quizás a ellos solamente les pueda llegar el mensaje de un allegado, de un amigo o de algún familiar que los hable y los persuada de que cambien su proceder.

Para esto es necesario que cada ciudadano ambientalmente responsable se convierta en un permanente “vigía” ambiental que esté atento a lo que hacen sus vecinos, amigos o conocidos para que cuando vea que ellos estén por cometer algún acto que pueda provocar un incendio o poner en riesgo al ambiente y a las personas, intercedan invitándolos y convenciéndolos a que por favor no lo hagan.

¿Quiénes y por qué provocan los incendios?

Puede ayudarnos el saber diferenciar e identificar a los distintos tipos de provocadores de incendios

Podemos por ejemplo mencionar los siguientes casos:

El irresponsable:

El que quema la basura, el que quema pastizales para desmalezar, el que se hace un “asadito” en el campo o el automovilista que arroja colillas de cigarrillo encendidas.

El intencional: 

El que quema para justificar un nuevo uso de la tierra para obtener un beneficio económico a costa de la destrucción de nuestros ecosistemas.

El que lo hace por vandalismo o por ser parte de algún conflicto.

Cada uno de estos casos particulares necesita un mensaje adecuado.

Si querés aportar con tus ideas y opiniones envianos tus comentarios!

mayo 27, 2014 at 11:12 pm Deja un comentario

¡Por una Nochebuena sin pirotecnia y por una Navidad con paz en la tierra!

Para que en estas fiestas reine la paz y el amor.

Que sepamos respetar a los demás, tanto a los seres humanos como a las demás especies y al ambiente que sostiene nuestra existencia en el planeta.

diciembre 25, 2012 at 1:06 am Deja un comentario

¿Qué podemos hacer con el problema de la Pirotecnia?

¿Y si reflexionáramos? 

Muchas veces hacemos cosas sin ver ni conocer sus consecuencias.

Solamente vemos un aspecto de ellas, generalmente lo que nos gusta o lo que nos causa placer. 

Otras veces obramos siguiendo ciertas costumbres y tradiciones. Pero aún así no somos fieles a esas viejas costumbres porque ahora lo hacemos de un modo muy diferente: Ahora hay mucha más gente que lo hace y las prácticas son más generalizadas e intensas con artefactos más potentes y de mayor impacto sobre el entorno.

Esto se agrava con prácticas que duran cada vez más tiempo y tienen lugar en cualquier época del año, lo cual es algo nuevo que no sigue ninguna costumbre o tradición. 

Para la Cristiandad, por ejemplo, la Nochebuena es paz y amor, pero las explosiones de bombas y petardos son todo lo contrario a lo que se canta en los villancicos navideños. Paradójicamente en Nochebuena se genera un marco audiovisual que reproduce los sonidos y las imágenes de la guerra. 

Antes era distinto: 

Hace varias décadas atrás, la práctica pirotécnica en nuestro medio era muy diferente a la actual. Eran menos las personas que la practicaban y lo hacían solo en ocasión de las fiestas de Navidad y fin de año utilizando productos más inofensivos y de mucha menor potencia que los actuales. 

En el tema de la pirotecnia también se pone de manifiesto nuestro egocentrismo porque hacemos algo que nos gusta o favorece y no vemos o pensamos en la molestia o en el daño (directo o indirecto) que le producimos a las demás personas, a las otras especies y al ambiente. 

La pirotecnia es una práctica multi-contaminante: 

Contamina químicamente el aire, las aguas, el suelo y el resto del ambiente.

Provoca contaminación sonora. 

Los productos de sus combustiones alteran la atmósfera contribuyendo a su contaminación lumínica y al calentamiento global. 

La pirotecnia es también un importante factor en la provocación de incendios en campos y ciudades.

Los bellos colores de la pirotecnia:

A los colores que nuestros ojos ven hermosos, nuestra salud puede “verlos” de un modo muy diferente:

La pirotecnia es una agresión directa a las demás especies tanto animales como vegetales: 

Es fácil ver su impacto en nuestros animales domésticos pero no estamos viendo lo que lo que sucede con otras especies, por ejemplo, no vemos los graves daños que les ocasionamos a las aves (frecuentes hallazgos de muertes masivas). 

Imagen de: EspecismoCero.org

Las prácticas pirotécnicas “no le piden permiso” a los demás para realizarse y al hacerlo se vulnera el derecho que los demás tienen a vivir en un ambiente digno y saludable. 

 

La pirotecnia afecta especialmente la salud de las personas más vulnerables: 

La situación de los asmáticos y personas sensibles se complica inmediatamente después de las prácticas pirotécnicas de los festejos de Navidad y fin de año presentado agravamientos o cuadros agudos como consecuencia de la elevada contaminación del aire urbano.

Las personas mayores, los niños pequeños, y los enfermos internados en los hospitales sufren la alteración de la paz y la tranquilidad que necesitan y merecen.

El número de víctimas de la pirotecnia cada año es mas grande:  

Toda la pirotecnia, ya sea legal o clandestina, tiene el poder necesario para quemar o mutilar a las personas. La cantidad de víctimas de los accidentes pirotécnicos, especialmente los niños, están tristemente reflejadas en los registros hospitalarios.

¿Debería haber legislaciones más estrictas y con mayores limitaciones que las vigentes? 

Pero, antes de que las leyes lo hagan, no podríamos intentar primero que los límites estén dentro nuestro y la que nos los imponga sea nuestra propia consciencia

¿Y si probáramos intentarlo ahora?

diciembre 25, 2012 at 12:43 am 1 comentario

¿Cómo podemos hacer para llegar a las personas que producen los incendios?

¿Cómo podemos hacer para llegarles con un mensaje que cambie sus conductas?

Foto:Télam
Foto:Télam

Estas personas que obviamente no han reflexionado sobre las gravísimas consecuencias de sus actos, es muy probable que no utilicen los medios que le llevan educación ambiental a la gente, o que simplemente no le presten atención a sus mensajes.

Quizás a ellos solamente les pueda llegar el mensaje de un allegado, de un amigo o de algún familiar que los hable y los persuada de que cambien su proceder.

Para esto es necesario que cada ciudadano ambientalmente responsable se convierta en un permanente “vigía” ambiental que esté atento a lo que hacen sus vecinos, amigos o conocidos para que cuando vea que ellos estén por cometer algún acto que pueda provocar un incendio o poner en riesgo al ambiente y a las personas, intercedan invitándolos y convenciéndolos a que por favor no lo hagan.

¿Quiénes y por qué provocan los incendios?

Puede ayudarnos el saber diferenciar e identificar a los distintos tipos de provocadores de incendios

Podemos por ejemplo mencionar los siguientes casos:

El irresponsable:

El que quema la basura, el que quema pastizales para desmalezar, el que se hace un “asadito” en el campo o el automovilista que arroja colillas de cigarrillo encendidas.

El intencional: 

El que quema para justificar un nuevo uso de la tierra para obtener un beneficio económico a costa de la destrucción de nuestros ecosistemas.

El que lo hace por vandalismo o por ser parte de algún conflicto.

Cada uno de estos casos particulares necesita un mensaje adecuado.

Si querés aportar con tus ideas y opiniones envianos tus comentarios!

julio 10, 2012 at 6:52 pm Deja un comentario

La ULA invita a los vecinos a participar de los festejos de un nuevo aniversario de su inauguración

El domingo 29 de abril de este año 2012, la Universidad Libre del Ambiente (ULA) cumple 17 años desde su inauguración y para festejarlo se realizarán distintas actividades destinadas a todos los vecinos de nuestra ciudad.

Los festejos de celebración se inician el domingo 29 a las 18 horas.

El miércoles 2 de mayo, a las 18 horas, tendrá lugar la exposición abierta: “Educación Ambiental, una herramienta para el cambio socio-cultural”, a cargo del Lic. Emilio Velo de Ipola, la Bióloga Silvia Pardo y el Lic. Darío Gómez Pucheta .

El Jueves 3 de Mayo a las 18 horas se realizará la mesa debate: “Fauna de Córdoba: situación actual y posibles desafíos”, a cargo de: Biólogo Walter Cejas (docente de la UNC); el Biólogo Juan Manuel González (Zoo Córdoba); la Veterinaria Luciana Díaz (Higiene Urbana) y la Veterinaria Fernanda Kedikian (Higiene Urbana).

El Viernes 4 de Mayo a las 18 horas tendrá lugar la proyección del documental: “Cenizas” con la presencia del Biólogo Lisandro Heil, asesor técnico de esta película.

El Sábado 5 de Mayo a las 17 horas 17 horas se celebrará el aniversario de la ULA con una actividad cultural y artística que contará con la presencia del Ballet Municipal, el bandoneón de Carlos Nieto y las voces de Fernando Montero y Carolina San Juan.

abril 29, 2012 at 5:14 pm Deja un comentario

El Día de la Tierra: Una fecha para reflexionar y hacer conciencia ambiental.

El Día de la Tierra, que desde 1970 se celebra cada 22 de Abril, ha pasado a ser una celebración de todos, por que no es solamente de un país en particular  y no está regulado por ninguna entidad ambientalista o gubernamental.

Imagen de la bandera de la Tierra que se utilizó durante la primera celebración del Día de la Tierra.

Su espíritu inicial, que hoy se sigue conservando, es el de ser un día para reflexionar sobre la salud de “nuestra gran casa”, tomando conciencia de las consecuencias de las acciones del ser humano sobre el planeta y de la necesidad imperiosa de trabajar por la recuperación y protección de nuestro ambiente.

El gran promotor del Día de la Tierra fué el ambientalista y senador estadounidense Gaylord Nelson, que en 1970 convocó a la realización de una gran manifestación en su país consiguiendo el apoyo de miles de estudiantes y el 22 de Abril de ese año, 20 millones de ciudadanos salieron a las calles en una gran protesta reclamando por la contaminación, la destrucción del ambiente natural y otros problemas ambientales.

Tamaña movilización popular no fué producida por la voluntad de una sola persona cuyo mérito fué interpretar el sentir y el pensar de la gente organizando y facilitando los medios para la expresión de la voluntad colectiva. Esta histórica movilización ciudadana no se hubiera producido si no hubiera habido previamente en la gente toda una conciencia de los problemas ambientales y una actitud clara de participación ciudadana. 

La presión popular sobre el gobierno estadounidense consiguió que se hicieran leyes para limitar la contaminación del aire y del agua y para la protección de las especies amenazadas. Esto también dió origen a la creación de la Agencia de Protección del Ambiente de los Estados Unidos (EPA).

Estos acontecimientos nos enseñan que las leyes y la creación de áreas gubernamentales para la protección del ambiente y la salud pública no han surgido expontáneamente, sino que son el resultado de la toma de conciencia y de una activa participación ciudadana que actúa presionando a los gobiernos para que asuman legítimamente la representación y defensa de los intereses populares y protejan al patrimonio común frente a las otras presiones ejercidas por aquellos intereses particulares que solo buscan su beneficio económico a costa del deterioro del patrimonio común.

Desde 1990 el Día de la Tierra se convirtió en una celebración internacional, por que en ese año el  científico y ecologista Denis Hayes, quien fué uno de los organizadores y activistas del primer evento en 1970, consiguió movilizar a 200 millones de personas en 141 países para vivir una jornada global de reflexión y toma de conciencia de la situación ambiental.     

abril 21, 2012 at 11:32 pm Deja un comentario

¿Qué podemos hacer con el problema de la Pirotecnia?

¿Y si reflexionáramos? 

Muchas veces hacemos cosas sin ver ni conocer sus consecuencias.

Solamente vemos un aspecto de ellas, generalmente lo que nos gusta o lo que nos causa placer. 

Otras veces obramos siguiendo ciertas costumbres y tradiciones. Pero aún así no somos fieles a esas viejas costumbres porque ahora lo hacemos de un modo muy diferente: Ahora hay mucha más gente que lo hace y las prácticas son más generalizadas e intensas con artefactos más potentes y de mayor impacto sobre el entorno.

Esto se agrava con prácticas que duran cada vez más tiempo y tienen lugar en cualquier época del año, lo cual es algo nuevo que no sigue ninguna costumbre o tradición. 

Para la Cristiandad, por ejemplo, la Nochebuena es paz y amor, pero las explosiones de bombas y petardos son todo lo contrario a lo que se canta en los villancicos navideños. Paradójicamente en Nochebuena se genera un marco audiovisual que reproduce los sonidos y las imágenes de la guerra. 

Antes era distinto: 

Hace varias décadas atrás, la práctica pirotécnica en nuestro medio era muy diferente a la actual. Eran menos las personas que la practicaban y lo hacían solo en ocasión de las fiestas de Navidad y fin de año utilizando productos más inofensivos y de mucha menor potencia que los actuales. 

En el tema de la pirotecnia también se pone de manifiesto nuestro egocentrismo porque hacemos algo que nos gusta o favorece y no vemos o pensamos en la molestia o en el daño (directo o indirecto) que le producimos a las demás personas, a las otras especies y al ambiente. 

La pirotecnia es una práctica multi-contaminante: 

Contamina químicamente el aire, las aguas, el suelo y el resto del ambiente.

Provoca contaminación sonora. 

Los productos de sus combustiones alteran la atmósfera contribuyendo a su contaminación lumínica y al calentamiento global. 

La pirotecnia es también un importante factor en la provocación de incendios en campos y ciudades.

Los bellos colores de la pirotecnia:

A los colores que nuestros ojos ven hermosos, nuestra salud puede “verlos” de un modo muy diferente:

La pirotecnia es una agresión directa a las demás especies tanto animales como vegetales: 

Es fácil ver su impacto en nuestros animales domésticos pero no estamos viendo lo que lo que sucede con otras especies, por ejemplo, no vemos los graves daños que les ocasionamos a las aves (frecuentes hallazgos de muertes masivas). 

Imagen de: EspecismoCero.org
Las prácticas pirotécnicas “no le piden permiso” a los demás para realizarse y al hacerlo se vulnera el derecho que los demás tienen a vivir en un ambiente digno y saludable. 

 

La pirotecnia afecta especialmente la salud de las personas más vulnerables: 

La situación de los asmáticos y personas sensibles se complica inmediatamente después de las prácticas pirotécnicas de los festejos de Navidad y fin de año presentado agravamientos o cuadros agudos como consecuencia de la elevada contaminación del aire urbano.

Las personas mayores, los niños pequeños, y los enfermos internados en los hospitales sufren la alteración de la paz y la tranquilidad que necesitan y merecen.

El número de víctimas de la pirotecnia cada año es mas grande:  

Toda la pirotecnia, ya sea legal o clandestina, tiene el poder necesario para quemar o mutilar a las personas. La cantidad de víctimas de los accidentes pirotécnicos, especialmente los niños, están tristemente reflejadas en los registros hospitalarios.

¿Debería haber legislaciones más estrictas y con mayores limitaciones que las vigentes? 

Pero, antes de que las leyes lo hagan, no podríamos intentar primero que los límites estén dentro nuestro y la que nos los imponga sea nuestra propia consciencia

¿Y si probáramos intentarlo ahora?

diciembre 20, 2011 at 5:18 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Feeds